Tras el accidente, el taxista bajó de su unidad e intentó escapar, pero fue alcanzado por la policía

Fernando, de sólo cinco años, murió al ser arrollado cuando pedía “calaverita” con su familia en el Estado de México. Sus hermanos resultaron lesionados.

La familia salió la noche del domingo a pedir algunos dulces, en la víspera del Día de Muertos, en la comunidad Loma de Juárez del municipio Villa de Allende. 

Fernando iba acompañado de sus hermanos, una niña de 11 años y un joven de 18; caminaban a un costado de carretera Toluca-Morelia.

A la altura del paraje El Jacal, los hermanos fueron embestidospor un autoTiida con cromática de taxi de la Ciudad de México.

Los tres quedaron tendidos sobre el piso, pero Fernando se llevó la peor parte. Él quedó inerte junto a su calabacita de plástico en la que reunía sus golosinas. 

Sus hermanos quedaron lesionados, por lo que fueron trasladados a un hospital de la localidad. 

La noticia de la tragedia llegó pronto a los oídos de los familiares de los niños, no podían creer lo sucedido.

“Sólo salieron a pedir para su calaverita, como lo hacen cada año y ese bruto los atropelló”, lloraban los testigos.

Tras el accidente, el taxista bajó de su unidad e intentó escapar, pero fue alcanzado por la policía.

El ‘chafirete’, quien fue identificado como Andrés, de 36 años, y vecino de la alcaldía Magdalena Contreras, en la CDMX, quedó a disposición de las autoridades para determinar su situación jurídica.

“Yo no sé por qué los papás fueron tan inconscientes en dejarlos ir, como si no hubiera una pandemia. No entienden”, dijo una vecina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *